4 ingredientes que harán tu vida más fácil ( y el momento exacto en que tu vida se vuelve difícil)

Tengo que empezar por confesar que mi vida ha sido durante muchos años una árdua lucha.

Y justo por haber vivido eso sé que no es necesario esforzarse tanto.

El no- esfuerzo es una enseñanza básica del Tao; que nos explica el camino para encontrar el orden en el universo, y si lo aplicamos bien, también en nuestra vida.

Pero cuidado, el no- esfuerzo no tiene nada que ver con quedarse de brazos cruzados.

Sino que es el equilibrio entre el hacer demasiado y no hacer nada, es lo que se llama hacer el esfuerzo correcto.

Para poder actuar con este equilibrio necesitas una cualidad básica: La confianza.

Piensa en un surfista sobre una tabla surcando las olas:

Si se esforzase demasiado caería de la tabla y si no se esforzase los suficiente tampoco podría mantenerse en pie. Lo que necesita aplicar justamente es el esfuerzo correcto. ( aparte de haber hecho un curso de surf anteriormente, sin duda)

Sin embargo, para hacer el esfuerzo correcto no necesita esforzarse ( valga la redundancia) porque, como te comentaba más arriba, éste brota de la confianza, una cualidad que también se puede trabajar.

Con confianza es posible surcar las olas y disfrutar.

Bien, ya tenemos dos ingredientes para hacernos la vida fácil: el no esfuerzo o esfuerzo correcto y la confianza.

Y ambos van ligados: la confianza hace surgir el esfuerzo correcto.

Vamos a por otro ejemplo: imaginémonos que queremos aprender a meditar, nos sentamos y empezamos a contar respiraciones y a intentar controlar nuestra respiración.

Acabamos pensando que meditar cuesta demasiado y lo dejamos.

Pero meditar es mucho más sencillo que todo eso.

Simplemente deja que tu respiración tenga lugar.

Deja que tu cuerpo respire libremente.

Date cuenta de cómo tu cuerpo respira,  no importa si lo haces “bien” o “mal”.

Relájate y simplemente observa tu respiración.

No te esfuerces.

Disfruta.

Con cada respiración puedes tocar la felicidad de este momento.

La semilla de la concentración nos trae paz, pero para concentrarnos necesitamos primero relajarnos.

Y he aquí el tercer ingrediente de una  vida mucho más fácil: la relajación.

La relajación va unida a la experiencia de disfrutar.

No tienes que hacer un esfuerzo para disfrutar de un atardecer, simplemente te relajas y lo disfrutas.

Si cuando haces algo te relajas y te concentras en disfrutarlo te darás cuenta de que la vida es más fácil.

Así que tenemos en realidad 4 ingredientes que van emparejados y que pueden hacer tu vida más fácil:

el esfuerzo correcto-la confianza y la relajación- el disfrute

Y ahora para finalizar te diré el momento justo en el que tu vida se convierte en difícil, el momento exacto que destruye todos esos ingredientes:

La vida se vuelve difícil cuando abarcamos más que este momento.

Entonces en lugar de estar aquí completamente estoy medio aquí y medio pensando qué será de mí mañana o lo que pasó ayer que me molestó o me dolió tanto.

En estos momentos de incertidumbre nos puede suceder eso.

La preocupación de qué pasará mañana no nos dejará disfrutar de los pequeños momentos de este día.

Los pequeños momentos en los que  simplemente extiendo la colada y puedo relajarme sintiendo el aire en mi cara y los rayos de sol tocando mi cabeza.

El momento en el que me preparo un té y lo disfruto relajada.

El momento en el que pelo zanahorias y respiro disfrutando del momento de preparar una deliciosa comida.

El momento en el que escribo en mi libreta y simplemente estoy disfrutando de este momento creativo.

O en el que leo las páginas de un libro y disfruto de las historias que me cuenta.

O en el que hablo con mi vecina ( pero no de coronavirus, por favor!!)

La vida es mucho más fácil cuando en nuestra mente solo dejamos entrar lo que sucede en este momento.

Y dejamos de abarcar lo que pasó o lo que pasará.

Cuando estamos totalmente aquí para la vida, ésta misma ya se  cuida del futuro,

Y ella misma sana también el pasado.

Saber relajarnos con confianza es la clave de una vida más fácil. Sin relajación no hay concentración y sin concentración no hay paz ni claridad.

Todos estos puntos funcionan en cascada, si haces el primero bien los otros se van ordenando solos, todo cae por su propio peso, tanto si actúas con elementos positivos como negativos.

Para ir a estados de felicidad más profundos necesitamos relajarnos, confiar y hacer el esfuerzo correcto y disfrutar.

Y todo ello no va a suceder si abarcamos más de este momento.

Espero que puedas aplicar esta pequeña enseñanza en tu vida diaria:

Relájate, confía, haz el esfuerzo correcto y disfruta y sobre todo no abarques más que este momento.

Vive un momento cada vez.

Si quieres saber de forma más concreta cómo lograr asentarte en estos cuatro ingredientes, hoy quiero ofrecerte la posibilidad de tener conmigo una Sesión personal transformadora gratuita de 20 minutos en la que podrás descubrir  lo que te está bloqueando en este momento y cómo hacerle frente.

Dale al enlace para agendar tu sesión gratuita de 20 minutos y descúbrelo.

https://calendly.com/maitebayona2/sesion-personal

Esto es todo por hoy.

Te espero en el próximo post.

Que tengas un buen día.

Con cariño,

 

PD: En el próximo post : Una manera real de ganar el tiempo, estilo Tuareg del desierto. ¡No te lo pierdas!

1 comentario

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *