8 factores para optimizar nuestra energía, tener una salud de hierro y estar pletóricos (antes publicado feb 2020)

La vida es en esencia energía.

Esta semana continúo con el tema de la salud, esta vez quiero hablarte de uno de los tesoros más preciados que tenemos: nuestra energía.

Últimamente estamos muy preocupados por subir nuestro nivel de conciencia, y eso está muy bien, sin embargo solemos olvidar que no podemos elevar la conciencia sin un cuerpo energético potente.

Necesitamos la energía para todo: movernos, tener una mente clara, incluso  tener ilusión y sentirnos felices tiene que ver con nuestro nivel de energía.

Tener más energía equivale a tener más salud, más ganas de vivir y más alegría. Y hay maneras simples y baratas de obtenerla.

Nuestro cuerpo es literalmente una batería que muy a menudo olvidamos recargar; salimos a la calle pensando que todo lo van a arreglar unos cafés (que a la larga también nos restan energía)
El estrés, la comida tóxica, las digestiones pesadas, los problemas emocionales en las relaciones, no descansar bien o suficiente, no seguir los ritmos naturales …todo eso nos resta energía.

Quizás te preguntes entonces qué es lo que nos suma energía.

Hoy te voy a hablar de formas sencillas y baratas de recargar tus pilas, tienen bastante que ver con acercarnos a la naturaleza; así que sigue tu instinto y tu sentido común y ¡recárgate de vida!

8 factores para optimizar nuestro nivel de nivel de energía

(Tener una salud de hierro y sentirnos pletóricos)

  1. La comida.

Es el más obvio, lo primero que se nos viene a la cabeza es comer para tener energía, sin embargo a menudo la comida nos resta más que nos suma. Ahora tenemos a nuestra disposición mucha comida, pero la mayoría no es correcta para obtener energía. Para que nuestra comida sume y aumente nuestra energía tenemos que comer comida real con enzimas y nutrientes (si es orgánica y 100% vegetal es ideal para recargarnos de energía)

  • La luz.

El sol es a fuente principal de energía de los seres vivos. Además nos aporta nutrientes como la vitamina D, esenciales para la salud y un gran preventivo contra el cáncer. No hace falta estar dos horas al sol, con veinte minutos al día  es suficiente.

  • El agua.

El agua, al igual que el sol, es crucial para la vida. Para que nos de energía tiene que ser agua estructurada. Recuerda las fotos de los cristales de agua de Masaru Emoto y sus mensajes. El agua, al igual que la luz contiene información y mensajes.

Lo mejor es beber agua de manantial, exponer el agua a la luz del sol o utilizar un estructurador de líquidos. Y sobre todo estar directamente en contacto con el agua en la naturaleza: bañarnos en el mar o en un río es muy energizante.

  • Exposición al frío.

El frío activa la curación en el cuerpo; mejora el sistema inmunológico, aumenta el metabolismo por lo que ayuda a perder peso y disminuye la depresión, corrige los niveles hormonales y la glándula tiroides, incrementa la libido y nos recarga de energía.

No necesitamos ir al Everest en pantalones cortos como Wim Hof, podemos empezar sumergiendo la cara en agua fría, luego acabando nuestra ducha caliente con agua fría. Si te gusta la sauna no tienes excusa, nada sienta mejor que un baño de inmersión en agua fría tras una sauna caliente. Pruébalo tú mismo, el frío te da un buen chute de energía.

  • El movimiento

Es esencial para abrir los canales internos y externos y que fluya la energía, pero para que sea efectivo y nos recargue en lugar de desgastarnos, no podemos llegar al nivel de agotamiento. El ejercicio ha de ser suave, sudando sí, pero sin llegar a jadear.

  • Tocar la tierra ( grounding)

Al estar en contacto con la tierra absorbemos su energía en forma de electrones.

Ir descalzo, tocar los árboles y las plantas, bañarnos en el mar. Todo contacto con la naturaleza nos recarga y activa el sistema curativo del cuerpo. Es la cura más gratuita que tenemos a nuestra disposición y funciona. Combate el síndrome del déficit de naturaleza y un montón de dolencias sin necesidad de tomar tantos fármacos.

  • Resintonizarnos con los ritmos circadianos

Nuestros antepasados vivían sintonizados con los ciclos naturales del día y de la noche. Hoy hemos cambiado la luz del sol por la luz azul que emiten nuestros aparatos electrónicos, que emiten ondas no armoniosas para nuestro cuerpo y mente.

Para resintonizarnos con el ritmo natural de nuestro cuerpo tenemos que seguir los ciclos de la luz del sol: irnos a dormir temprano y levantarnos también temprano (no ir a dormir más tarde de las 22.30 ni levantarnos después de las 8.00 de la mañana), dejar los aparatos electrónicos a un lado después de que el sol se ponga o usar gafas naranjas al hacerlo; usar una luz ambiental suave por la noche tipo lámparas de sal; usar alfombras con toma de tierra y apagar el wifi por la noche son también maneras de contrarrestar los efectos de la tecnología y adaptarnos a la luz natural.

  • La respiración energética

Hay técnicas de respiración que aumentan el calor corporal de forma muy rápida, combinadas con el frío son una apuesta perfecta de salud. En los últimos videos del té de las 4 que he subido a mi canal de youtube explico la técnica completa de este tipo de respiración y sus beneficios. ( en la segunda mitad, por si tenéis interés en echarles un vistazo)

Espero que os haya parecido útil y que os atreváis a ponerlos en práctica!

Te deseo una feliz semana!

Con cariño,

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *