La pequeña enseñanza que marcó mi vida.

Hay una enseñanza, que incluí en Conquista tu felicidad, que marcó especialmente mi rumbo “espiritual”.

Lo pongo con comillas, porque la distinción entre lo que es espiritual y lo que no no tiene ningún sentido para mi.

Pero de eso te hablaré otro día.

Pues bien, ese libro en cuestión se llama Hacia la paz interior, de Thich Nhat Hanh y está lleno de pequeñas y entrañables historias.

Son breves, y cada una de ellas contiene una pequeña gran enseñanza, muchas son bien conocidas como la meditación de la mandarina.

Esta pequeña joya  cayó en mis manos hace más de 20 años y recientemente se volvió a reeditar. Puedes encontrarla en librerías por unos 6 euros en edición de bolsillo.

Fíjate que Thich Nhat Hanh tiene más de 100 libros escritos, pero seguramente porque fue el primero que leí de él, es el que más me ha marcado.

En todo caso me cautivó su sencillez y a la vez  su gran profundidad.

Tanta sabiduría explicada con tanta simplicidad me llegó al corazón y me marcó el camino a seguir.

De entre esas entrañables enseñanzas la que más me impactó fue la de fregar los platos.

En ella explicaba que él fregaba los platos para disfrutar mientras lo hacía; que cuando los fregamos para acabar pronto y poder disfrutar del postre tampoco disfrutaremos de la textura ni del sabor del postre, porque ya estaremos con la mente en lo siguiente.

Leer esta historia fue un momento poderoso, un “aha” moment  como lo llaman los americanos; un momento de ver profundamente la realidad de las cosas.

Me di cuenta de que toda la vida transcurría de la misma manera.

Cuando estamos haciendo una cosa ya estamos en otro lugar con la mente.

Y de esta manera tan tonta nos perdemos todas las experiencias.

La mente nos saca de este momento para llevarnos a otros; sin embargo de todos ellos el único real es este.

Por eso es a él al que hemos de prestarle toda nuestra atención.

¿Te ha pasado alguna vez? ¿Cuántas veces te has observado haciendo una cosa y pensando en otra?

Cuéntame un poco tu experiencia, ¿Te sorprendes a ti mismo a menudo corriendo mentalmente hacia otro lugar? Me gustará leerte en comentarios.

Obsérvate y te darás cuenta de cuán a menudo lo haces.

La verdad es que si somos incapaces de estar en lo que estamos haciendo ahora de forma total tampoco lo estaremos en lo que viene después.

Tu mente te hará creer que disfrutarás del postre, pero no será así, porque mientras lo comes tu mente estará ya en lo que vendrá después.

Con esta pequeña enseñanza me di cuenta de que lo único que hay que ajustar es este momento, aprender a vivirlo de verdad.

Desperdiciar la vida pensando en lo siguiente es nuestro modo de vivir, que John Lennon explicaba muy bien en su frase:

La vida es lo que pasa mientras tú estás haciendo otros planes.

Y esa forma de estar en la vida la convierte en algo mediocre y de baja calidad.

Una amiga me decía recientemente que su padre siempre le repetía la siguiente frase:

Vivir es vivir.

Me parece una excelente frase.

Solo tú sabes si tu vivir es realmente vivir. Solo tú eres consciente cuando estás y cuándo no estás.  La alegría interna que sientes podría servirte cómo indicador.

Así que desde que leí la historia de fregar los platos siempre disfruto fregándolos, me encanta disfrutar del agua caliente y del olor del jabón mientras lo hago.

Después me encanta aclararlos con agua fría y notar como se siente el cambio de temperatura en mis manos.

Quien dice fregar los platos dice cualquier otra cosa, eso es lo de menos.

La vida siempre es este momento, si no estás en él te la pierdes.

Por cierto si quieres saber más sobre cómo no perderte tu vida te dejo una nueva presentación de mis sesiones transformadoras.

Gracias a la buena aceptación he decidido ofrecerte durante una semana más una sesión transformadora de 20 minutos sin coste para resolver algún problema que te inquiete.

Anímate y contáctame, no tienes nada que perder y quizás mucho que ganar.

Te dejo el link para que puedas agendar tu sesión sin coste

https://calendly.com/maitebayona2/sesion-personal

O si lo deseas envíame un mensaje para agendarla por teléfono.

Espero que disfrutes mucho del día de hoy,

Y recuerda, si hoy tienes que fregar los platos…recuerda fregarlos para fregarlos, para disfrutar de ello y sentirte vivo mientras lo haces.

 

Con cariño,

 

PD: En el próximo post: ¿ Sabes en qué te pareces a un pez de colores? ¡No te lo pierdas!

 

Una manera real de ganar el tiempo, estilo Tuareg del desierto

Victor Amela (Periodista):

Reláteme un momento de felicidad intensa en su lejano desierto

Moussa AG Assarid ( Tuareg del desierto):

Es cada día, dos horas antes de la puesta de sol: baja el calor, y el frío no ha llegado, y hombres y animales regresan lentamente al campamento y sus perfiles se recortan en un cielo rosa, azul, rojo, amarillo, verde… Es un momento mágico…. Entramos todos en la tienda y hervimos té. Sentados, en silencio, escuchamos el hervor…. La calma nos invade a todos: los latidos del corazón se acompasan al pot-pot del hervor…

V: Qué paz….

M: Aquí tenéis el reloj…. Allí tenemos el tiempo

 

Este es uno de los fragmentos favoritos que incluí en mi libro El goce de las pequeñas cosas.

Es una estampa tan bella que al leerla te transportas al desierto a la hora del atardecer, con el tuareg.

Tomando el té y viendo esa puesta de sol con el cielo lleno de colores.

Escuchando el silencio y sintiendo la calma en el corazón.

Me encanta este pasaje que extraje de una Contra de la Vanguardia.

Y me gusta mucho esta reflexión sobre el tiempo.

Hay que tomar conciencia de lo que realmente es el tiempo; porque el tiempo no siempre es dinero.

Dice Thich Nhat Hahn:

El tiempo tiene mucho más valor que el dinero.

El tiempo es vida, el dinero no es nada comparado con la vida.

Cuando pasas el tiempo con un amigo no ganas dinero pero ganas vida.

Dicen que en Chino la palabra tiempo libre se escribe simbolizando una ventana y la luna.

Es decir, cuando tienes tiempo de mirar por la ventana puedes ver y disfrutar la luna.

Tener tiempo es necesario para tener un momento de felicidad intensa como los tuaregs del desierto.

Y solo hay una manera de poner en valor nuestro tiempo: estar presentes.

Para hacerlo tienes que empezar por regresar a tu cuerpo y reconciliarte con él, saber qué siente, tomar conciencia de las veces que lo has tratado mal y empezar a poner remedio.

Tu cuerpo es tu verdadera casa y la respiración el vehículo que te lleva hacia él.

El lugar sagrado donde te encuentras con tu verdadero yo.

Estar presente es encontrarte con ese yo verdadero,

El que está escondido bajo montañas de pensamientos basura que te dispersan, te confunden y, desde luego, te hacen perder el tiempo.

Además te arrebatan la confianza en la vida y te apartan de tu verdadero poder.

Estar presente es realmente la manera de ganar el tiempo, estilo tuareg.

Si no sabes cómo hacer para entrar en ese reino que está aquí pero que se te escapa todo el tiempo,

Durante una semana más tienes la oportunidad de reservar conmigo una consultoría sin coste de media hora.

Dale al enlace y hablamos.

https://calendly.com/maitebayona2/sesion-personal

Recuerda, tu tiempo es mucho más que dinero, es vida.

Te deseo un día lleno de momentos fabulosos.

Con cariño,

P.D: En el próximo post te hablaré de La pequeña enseñanza que marcó mi vida. ¡No te lo pierdas!

 

 

 

4 ingredientes que harán tu vida más fácil ( y el momento exacto en que tu vida se vuelve difícil)

Tengo que empezar por confesar que mi vida ha sido durante muchos años una árdua lucha.

Y justo por haber vivido eso sé que no es necesario esforzarse tanto.

El no- esfuerzo es una enseñanza básica del Tao; que nos explica el camino para encontrar el orden en el universo, y si lo aplicamos bien, también en nuestra vida.

Pero cuidado, el no- esfuerzo no tiene nada que ver con quedarse de brazos cruzados.

Sino que es el equilibrio entre el hacer demasiado y no hacer nada, es lo que se llama hacer el esfuerzo correcto.

Para poder actuar con este equilibrio necesitas una cualidad básica: La confianza.

Piensa en un surfista sobre una tabla surcando las olas:

Si se esforzase demasiado caería de la tabla y si no se esforzase los suficiente tampoco podría mantenerse en pie. Lo que necesita aplicar justamente es el esfuerzo correcto. ( aparte de haber hecho un curso de surf anteriormente, sin duda)

Sin embargo, para hacer el esfuerzo correcto no necesita esforzarse ( valga la redundancia) porque, como te comentaba más arriba, éste brota de la confianza, una cualidad que también se puede trabajar.

Con confianza es posible surcar las olas y disfrutar.

Bien, ya tenemos dos ingredientes para hacernos la vida fácil: el no esfuerzo o esfuerzo correcto y la confianza.

Y ambos van ligados: la confianza hace surgir el esfuerzo correcto.

Vamos a por otro ejemplo: imaginémonos que queremos aprender a meditar, nos sentamos y empezamos a contar respiraciones y a intentar controlar nuestra respiración.

Acabamos pensando que meditar cuesta demasiado y lo dejamos.

Pero meditar es mucho más sencillo que todo eso.

Simplemente deja que tu respiración tenga lugar.

Deja que tu cuerpo respire libremente.

Date cuenta de cómo tu cuerpo respira,  no importa si lo haces “bien” o “mal”.

Relájate y simplemente observa tu respiración.

No te esfuerces.

Disfruta.

Con cada respiración puedes tocar la felicidad de este momento.

La semilla de la concentración nos trae paz, pero para concentrarnos necesitamos primero relajarnos.

Y he aquí el tercer ingrediente de una  vida mucho más fácil: la relajación.

La relajación va unida a la experiencia de disfrutar.

No tienes que hacer un esfuerzo para disfrutar de un atardecer, simplemente te relajas y lo disfrutas.

Si cuando haces algo te relajas y te concentras en disfrutarlo te darás cuenta de que la vida es más fácil.

Así que tenemos en realidad 4 ingredientes que van emparejados y que pueden hacer tu vida más fácil:

el esfuerzo correcto-la confianza y la relajación- el disfrute

Y ahora para finalizar te diré el momento justo en el que tu vida se convierte en difícil, el momento exacto que destruye todos esos ingredientes:

La vida se vuelve difícil cuando abarcamos más que este momento.

Entonces en lugar de estar aquí completamente estoy medio aquí y medio pensando qué será de mí mañana o lo que pasó ayer que me molestó o me dolió tanto.

En estos momentos de incertidumbre nos puede suceder eso.

La preocupación de qué pasará mañana no nos dejará disfrutar de los pequeños momentos de este día.

Los pequeños momentos en los que  simplemente extiendo la colada y puedo relajarme sintiendo el aire en mi cara y los rayos de sol tocando mi cabeza.

El momento en el que me preparo un té y lo disfruto relajada.

El momento en el que pelo zanahorias y respiro disfrutando del momento de preparar una deliciosa comida.

El momento en el que escribo en mi libreta y simplemente estoy disfrutando de este momento creativo.

O en el que leo las páginas de un libro y disfruto de las historias que me cuenta.

O en el que hablo con mi vecina ( pero no de coronavirus, por favor!!)

La vida es mucho más fácil cuando en nuestra mente solo dejamos entrar lo que sucede en este momento.

Y dejamos de abarcar lo que pasó o lo que pasará.

Cuando estamos totalmente aquí para la vida, ésta misma ya se  cuida del futuro,

Y ella misma sana también el pasado.

Saber relajarnos con confianza es la clave de una vida más fácil. Sin relajación no hay concentración y sin concentración no hay paz ni claridad.

Todos estos puntos funcionan en cascada, si haces el primero bien los otros se van ordenando solos, todo cae por su propio peso, tanto si actúas con elementos positivos como negativos.

Para ir a estados de felicidad más profundos necesitamos relajarnos, confiar y hacer el esfuerzo correcto y disfrutar.

Y todo ello no va a suceder si abarcamos más de este momento.

Espero que puedas aplicar esta pequeña enseñanza en tu vida diaria:

Relájate, confía, haz el esfuerzo correcto y disfruta y sobre todo no abarques más que este momento.

Vive un momento cada vez.

Si quieres saber de forma más concreta cómo lograr asentarte en estos cuatro ingredientes, hoy quiero ofrecerte la posibilidad de tener conmigo una Sesión personal transformadora gratuita de 20 minutos en la que podrás descubrir  lo que te está bloqueando en este momento y cómo hacerle frente.

Dale al enlace para agendar tu sesión gratuita de 20 minutos y descúbrelo.

https://calendly.com/maitebayona2/sesion-personal

Esto es todo por hoy.

Te espero en el próximo post.

Que tengas un buen día.

Con cariño,

 

PD: En el próximo post : Una manera real de ganar el tiempo, estilo Tuareg del desierto. ¡No te lo pierdas!

Quizás la felicidad está aquí.

Una manera de ver el coronavirus es como enemigo, otra como mensajero.

Uno de sus posibles mensajes podría ser: quizás la felicidad está aquí, mucho más cerca de lo que piensas.

Lo creo así porque nos ha devuelto a lo básico: a nuestra casa, nuestra familia, al cuidado de los más cercanos, de nuestro cuerpo y de nuestro entorno más inmediato.

Es un primer paso para acercarnos a nuestra naturaleza real y alejarnos de todas las cosas que perseguíamos pero que a la larga no nos iban a hacer sustancialmente más felices.

El virus nos estaría diciendo que todas las cosas luminosas tras las cuales se nos iban los ojos y que no cesábamos de adquirir, solo nos estaban aportando una felicidad precaria y perecedera.

Quizás sean justamente los deseos los que la alejan de nosotros.

Quizás son ellos los responsables del vacío de nuestra vida.

Porque los deseos, con sus grandes promesas, nos apartan de las pequeñas sutilezas de la vida que están ocurriendo aquí y ahora y en las que podemos encontrar una dicha real.

Y si nosotros marchamos de nuestra vida (aunque sea a través de un anhelo ) no queda nadie ahí para vivirla.

Entonces perseguimos, como el burro, la famosa zanahoria que nunca alcanzamos. Pero quizás la felicidad está tan cerca como la respiración que das en este justo instante en que lees estas palabras.

Quizás solo necesitamos bajar un peldaño de esa cabecita loca llena de anhelos por cumplir.

Y mirar las cosas maravillosas que solo apreciamos cuando nos privan de ellas:

Nuestros propios ojos que nos regalan el mundo que vemos, las manos que nos permiten tocarlo, el corazón que nos une a los demás, los pulmones que dejan entrar la vida dentro de nosotros, nuestro entorno natural….

Todo lo que se nos ha negado estos días, ahora lo veremos con nuevos ojos: la playa, los árboles, el cielo, el horizonte…. Miraremos la vida, al menos por un tiempo, con la frescura de los niños.

¿ Cómo planeas tu primera salida en plan «ocio» para mañana? ¿ Te hace tanta ilusión como a mi volver a tener contacto con la naturaleza? Cuéntame qué planeas hacer tú en tu primera salida.

Yo voy a pisar la arena y me encantaría meter los pies en el agua del mar, aunque no sé si eso ya estará permitido. En todo caso pondré el despertador para ver el amanecer en la playa y seguro no seré la única…

Hablando de pequeñas grandes cosas, el propio oxígeno que respiramos es uno de los mayores regalos que la vida nos ofrece momento tras momento.

Sino fíjate en la frase que dijo un enfermero que se contagió de coronavirus y estuvo siete días ingresado en el hospital de La Paz:

“No valoras la sencillez de que entre y salga el aire en los pulmones. Hasta que lo pierdes”

Es justo a lo que me refería.

El virus puede querer decirnos que para encontrar la felicidad con mayúsculas solo necesitas respirar aquí y ahora.

Si no estás en un hospital ni estás enfermo puedes disfrutar de la felicidad de que entre y salga el aire de tus pulmones.

La situación está difícil para todos, pero aunque el panorama no pinte bien siempre nos quedará el momento presente,

Respirar despacito dándonos cuenta de que es un goce poder hacerlo.

Sí, tenemos grandes retos ante nosotros y muchas incertidumbres, pero una cosa es segura:

si no estamos respirando calmados saldrá peor.

Además, si no aprendemos a disfrutar de lo que tenemos ahora, ¿Qué felicidad vamos a encontrar y dónde?

La felicidad siempre es este momento, querer abarcar el futuro no es buena idea, y mucho menos ahora.

Quédate con esta idea: quizás la felicidad está aquí.

No te muevas hacia ningún lugar. ¿No es eso lo que quiere el virus?

Pues eso.

Busquemos dentro de este momento, dentro de nosotros.

Si no sabes bien cómo empezar y te gustaría tener un poco de guía, encuentras todas las herramientas en mi nuevo curso online SéfelizAhora.

Te dejo aquí el link.

Nada más, nos vemos en el siguiente post.

¡Que tengas un gran día!

Con cariño,

PD: En el próximo post te estaré hablando de cómo podemos hacernos la vida un poco más fácil…¡No te lo pierdas!

 

Sé como el agua, amigo mío ( ahora más que nunca)

Me pregunto a quién le apetecería vivir una vida sin misterio.

A nadie o casi nadie.

Esta pandemia que parece sacada de una película de ciencia ficción es la prueba de que una de las cualidades principales de la vida es el misterio.

Un misterio donde todo es posible.

Antes habríamos creído que nos invadirían los zombies a creer lo que está pasando.

Sin embargo la vida es agua, fluir, el río como metáfora de la misma es una imagen perfecta.

Los seres humanos somos también vida y como el agua, estamos en constante fluir.

Quizás el hecho de creer ser una identidad estable sea  la mayor de todas nuestras ilusiones.

En realidad somos como el río que corre ladera abajo; es precisamente porque estamos en constante cambio por lo que nuestra vida es fresca y emocionante.

Piénsalo, sin misterio la vida sería como una serie o película aburrida. ¿A quién le apetecería vivirla?

Pero el misterio implica que todas las cosas posibles puedan existir,

Que todas las realidades coexistan dentro de ésta: libertad y confinamiento, apertura y  limitaciones, el éxito y el fracaso, la alegría y la tristeza, lo bueno y lo malo, lo espantoso y lo maravilloso. Cualquier cosa puede suceder.

Todos los matices de la vida son posibles gracias a su cualidad impermanente e impredecible.

Es por eso también que podemos saber con seguridad que este momento de horrible incertidumbre también pasará.

De entre todas las posibilidades también existe la de que todo vuelva a ser como antes.

O incluso, que todo sea mejor que antes.

No hay nada imposible.

Mientras tanto dejemos que las cosas sean como son,

Mal que le pese a nuestra mente, ella nunca tuvo el control y nunca lo tendrá.

Es mejor concentrarse en las áreas de nuestra vida en las que podemos influir y dejar que la vida se encargue del resto.

Mientras tanto, cómo dijo Bruce Lee en su mítica frase: Be wáter, my friend, Sé cómo agua amigo mío.  

Sé flexible como el agua, adáptate a esta situación lo mejor que puedas y piensa que esto pasará, y no sólo eso, nos habrá transformado, esperemos, en mejores personas.

Que pases un gran día,

Con cariño,

 

Creer que la vida perfecta va a llegar es una mentira que te destroza por dentro.

 

Esta impactante frase es de Davide Morana, un atleta profesional de 26 años.

Cuando tenía 24 años una meningitis fulminante le dejó sin brazos y sin piernas.

Pero he aquí el ejemplo de lo que es un verdadero héroe:

En lugar de querer morir decidió ver esto como una segunda oportunidad.

Atrás quedaban la tortura de las operaciones de transplante de piel, las dolorosas heridas y después, salir al mundo sin brazos ni piernas.

Sin embargo, y he aquí lo extraordinario:

Salió al mundo sin miedo.

Aquí la razón en sus propias palabras:

«Me acepté desde el primer momento.

Tenía claro lo dura que puede ser la vida, en este mismo momento hay niños muriendo de hambre, guerras y sufrimientos injustos con los que podríamos llenar todo el periódico” dice en una entrevista en La Contra de la Vanguardia.

No quería enfadarme con la vida, quería quererme con o sin brazos,

Con o sin piernas. Lamentándote solo estás alimentando tu ego,

Es muy fácil quejarse y odiar la vida, lo difícil es seguir adelante.”

Estas palabras cobran ahora un valor extraordinario y nos sirven de inspiración mientras continuamos sumidos en la incerdidumbre de una pandemia de consecuencias aún impredecibles.

Me quedo con el coraje que demuestra en: · “Quería quererme con o sin brazos, con o sin piernas.”

Ese coraje, ese amor a ti mismo te lleva a superarlo todo, es la expresión más pura de lo que tenemos dentro de nuestro disfraz de persona: nuestro espíritu indomable,  aquel que nada ni nadie puede dañar.

No sé si te ha impactado como a mi la vivencia y transformación de este increíble ser humano.

¿ Con qué frase de él te quedarías tú?

Sigamos su ejemplo: quejarnos solo alimenta nuestro ego, lo fácil es quejarse y odiar la vida y lo difícil es quererse y amar la vida.

Hagamos lo difícil,

Querernos y amar la vida 

No  hagamos lo fácil,

Quejarnos y odiar la vida y a nosotros mismos.

En conclusión, Davide nos empuja a luchar y a pelear para salir adelante.

Si Davide Morana ha podido transformar su sufrimiento y ser feliz también nosotros podemos.

Ánimo, la vida es preciosa, merece la pena luchar por ella.

Hasta pronto,  que pases un buen día.

Con cariño,

 

 

 

PD1: Si necesitas herramientas para centrarte en lo que de verdad puede hacerte feliz a ti y al mundo, mi nuevo curso online puede interesarte. Aquí  el link.http://www.maitebayona.com/curso-se-feliz-ahora/

PD2: En el próximo post, la importancia en estos momentos de ser adaptable como el agua: Sé como el agua, amigo mío (Be water, my friend). ¡No te  lo pierdas!

3 soluciones a la crisis planetaria, por un maestro carismático

En el año 2012 mi querido maestro Thich Nhat Hanh dio una charla sobre el colapso ecológico.

La he escuchado hace unos días y si me dicen que es de la semana pasada me lo hubiese creído.

Es totalmente actual.

En ella nos da 3 soluciones a la crisis climática.

Como él es una persona de gran autoridad para mi cogí lápiz y papel y apunté lo que decía.

Esto es lo que apunté.

A una pregunta que le hicieron de si tenían que dejar de usarse los combustibles fósiles él contestó que hacer solamente eso no sería suficiente.

Entonces añadió las 3 cosas que para él hay que hacer para atajar la crisis climática, que, por otra parte, está totalmente conectada a la crisis planetaria global.

Ahí van:

  1. Lo que necesitamos es un cambio de conciencia.
  2. Cambiar la idea que tenemos de la felicidad.
  3. Cambiar nuestro estilo de vida.

Y luego explicó un poco más cada uno de los puntos.

Sobre el punto 1 explicó que para protegernos a nosotros mismos (esto vale también para el coronavirus, por supuesto) tenemos que proteger a la naturaleza y a las otras especies.

Pienso que esto es además puro sentido común: no hagas daño y no serás dañado.

Sobre el punto 2 dijo que tenemos que desechar nuestra idea de felicidad:  adquirir todo el tiempo nuevas y excitantes cosas no va a cubrir el vacío que sentimos dentro.

El problema, dijo, es que no sabemos cómo crear amor y paz, y añadió que tenemos que aprender a cultivar el amor verdadero.

  • Sobre el punto 3 dijo que tenemos que abandonar nuestro estilo de vida de alto consumo. El consumo consciente y responsable es la salida, dijo de forma literal.

Y añadió que cuando realmente te amas a ti mismo no necesitas salir todo el tiempo corriendo a comprar cosas nuevas.

El maestro siguió hablando de forma suave, como él hacía en sus charlas, pero con la contundente autoridad que emana de su presencia.

He resaltado para ti alguna más de sus afirmaciones:

Una cosa está muy clara, si protegemos a la madre tierra y a las otras especies estaremos protegidos.

La madre tierra espera de nosotros que protejamos a las otras especies.

Si queremos sanarnos a nosotros mismos tenemos que sanar la tierra.

Mi felicidad está totalmente conectada con la felicidad de todos los seres sintientes.

No necesitamos comer la carne de otras especies para estar vivos.

Puedes estar o no de acuerdo, pero creo que la vida se está poniendo seria: o hacemos caso de lo que tiene que hacerse o no habrá solución y nos dirigimos hacia nuestra propia extinción.

El momento en el que escribo es suficientemente serio como para que nadie me considere dramática por decir esto.

Ahí están sus consejos, no estaría de más que los compartieras, si sientes que es cierto lo que dice; todo el mundo debería saber estas cosas.

Un pequeño bichito ha venido a hacernos ver que, aunque hayamos vivido tanto tiempo creyéndonos separados, del primero al último de los seres del planeta estamos interconectados,

El tema de la felicidad, como sabes, también es mi tema, si te gustaría saber cómo cultivar el amor verdadero y ser feliz sin necesidad de consumir tantas cosas, échale un vistazo a mi nuevo curso online;

Aunque apenas ha visto la luz  ya ha habido alguien, Carmen, una suscriptora de mi blog, que lo ha hecho ¡entero!  Le agradezco mucho su opinión no solicitada, que no puede ser más favorable:

Hola Maite, que sepas que ya me he acabado el curso, ahora que tengo tiempo he aprovechado y le he metido caña. La verdad es que me ha gustado mucho porque transmites credibilidad, se nota que vives lo que hablas. Cada lección la he ido anotando en una libreta y ahora voy a ir repasando una y otra vez los conceptos. Sobre todo me ha gustado también el resumen que haces de la lección anterior al principio de la siguiente. ¡Estoy ya deseando saber cuál va a ser tu próximo proyecto!

Si te han entrado ganas de saber más sobre el curso te dejo el enlace aquí.

Nada más por hoy, espero que estés bien, hasta muy pronto.

Con cariño

 

PD: en el próximo post: Creer que la vida  perfecta va a llegar es una mentira que te destroza por dentro; averigüa de quien es esta frase

O lo que es lo mismo,  de cómo el amor a ti mismo te da fuerzas para vivir

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La mejora radical de tu vida puede suceder durante este confinamiento

Estamos en un momento estupendo para escuchar enseñanzas espirituales, o al menos así lo siento yo.

Me hace bien oír enseñanzas.

Y meditar, siempre me ha pasado.

Y si pierdo el hábito también lo noto, me siento peor.

En una de las muchas enseñanzas gratuitas de grandes maestros que hay disponibles estos días, escuchaba a  un monje de la comunidad de Thich Nhat Hahn en Plum Village explicando que una persona que venía a hacer retiros al monasterio le dijo:

Aquí no hacéis nada especial, hacéis lo mismo que nosotros hacemos en casa: barrer, fregar, cocinar….

A lo que el monje le respondió:

Si y no

Sí, son las mismas cosas, pero aquí fregamos los platos para fregarlos, caminamos para caminar, respiramos para respirar y barremos para barrer.

Esto es una clave esencial; eso es justo lo que podemos hacer para que nuestra vida mejore durante este periodo de paro forzoso.

Hacemos las cosas que igualmente tenemos que hacer, pero esta vez las hacemos con dos pequeños matices :

  1. Las hacemos sabiendo que las estamos haciendo
  2. Las hacemos por el simple placer de hacerlas.

Estos dos pequeños matices pueden cambiar tu vida en confinamiento de forma radical y ésto también te servirá más adelante, cuando todo esto acabe.

Este momento de retiro forzoso puede ser una llamada a la simplicidad.

A hacer cada cosa que haces dejando de lado todo lo demás ,  poniendo tu conciencia solo en aquello que estás haciendo,  sintiéndolo, estando presente.

Ese es el significado fundamental de regresar a tu casa: a tu cuerpo, a esta respiración, a este momento.

Ahora tienes tiempo para poner atención.

Creo que nos han enviado a casa para que empecemos desde cero. 

Quizás te estás preguntando por dónde empezar ¿ lo adivino?

Pues el punto cero para empezar a poner en orden tu vida es la respiración.

Empieza por sentir tu respiración mientras pones la mesa, notar los pasos que das del dormitorio a la cocina, percibir el tacto de las patatas que estás pelando o el olor de la ropa que doblas, cualquier cosa te puede servir para regresar al momento presente.

Fíjate: se nos está dando ahora mismo esa gran oportunidad.

Podemos aprender a sentirnos mejor con nosotros mismos empezando desde cero, desde donde realmente se empieza.

Cuando comes por el placer de comer, sin ver la tele ni mirar el móvil ni hablar con nadie, puedes regresar al verdadero sabor de la comida; un gran regalo, sin duda.

Cuando caminas para caminar, aunque sea por el pasillo de tu casa eso te hace sentir bien.

Tómate un tiempo concreto al día para apagar el móvil y la tele. No oigas noticias ni mires todo el día wassaps sobre el mismo tema.

Cuando haces ésto te das cuenta de la paz que has ganado con ello.

La calidad de la atención que le damos a cada momento es el lugar donde empezar a cambiar.

El cambio va por ahí.

Date cuenta de que con cada paso decides el rumbo que va a tomar tu vida.

Importa lo que haces y aún más cómo lo haces.

¿Qué te parece la idea de prestar más atención y de hacer las cosas para disfrutar de hacerlas?

¿Te ves capaz de hacer ese pequeño cambio?

Cuéntamelo, me gustaría saberlo.

Créeme, es tal cual, cuando haces las cosas sencillas con más atención puedes de verdad transformar tu vida, sin importar donde estés.

Otra de las cosas que explicaba el monje discípulo de Thich Nhat Hanh de Plum Village es que una de las prácticas que hacen en el monasterio es subir y bajar escaleras sin perder la conciencia en ningún escalón. Cuando pierden la atención tienen que volver a bajar y empezar de nuevo sin dejar de estar atentos.

Fíjate que eso puedes hacerlo con cualquier cosa: abrir una puerta, fregar los platos, peinarte, vestirte…

Este confinamiento es una oportunidad de oro para aprender a estar más presente, si así lo decides.

El momento pide eso más que cualquier otra cosa, eso y ser solidario, ayudar en lo que puedas a otros, superar esto todos juntos.

Esos son los valores básicos de la supervivencia.

Conseguiremos superar este momento si estamos juntos.

No es momento de criticar y avasallar al otro, por favor, no lo es, me duele cuando veo esas actitudes ahora, así no.

Es momento de empezar a vivir de nuevo de verdad. Tenemos la opción de elegir hacerlo.

O no.

Este es un momento de incertidumbre radical pero también de gran oportunidad , hay que saber aprovecharla.

Incluso en estas condiciones tenemos nuestro presente y lo que es seguro es que regresar a él nos va a hacer sentir más felices.

Te deseo un feliz día, hasta muy pronto, cuídate mucho.

 

P.D.1: habrás notado que te escribo desde la nueva web, que por fin está acabada, la acabé justo antes de que irrumpiera en nuestras vidas el virus que nos ha cambiado la vida de la noche al día.

Me hubiera gustado presentártela de otra manera pero pensé que no era el momento.

Así que ahí la tienes, sin presentación ni nada. A lo bruto. Espero que te guste. http://www.maitebayona.com/

PD2: Quizás más adelante lo que tenía preparado para la presentación de la web vuelva a tener sentido. O no. Nadie lo sabe. En todo caso seguimos en contacto. Hasta muy pronto. Todo irá bien.

 

8 factores para optimizar nuestra energía, tener una salud de hierro y estar pletóricos (antes publicado feb 2020)

La vida es en esencia energía.

Esta semana continúo con el tema de la salud, esta vez quiero hablarte de uno de los tesoros más preciados que tenemos: nuestra energía.

Últimamente estamos muy preocupados por subir nuestro nivel de conciencia, y eso está muy bien, sin embargo solemos olvidar que no podemos elevar la conciencia sin un cuerpo energético potente.

Necesitamos la energía para todo: movernos, tener una mente clara, incluso  tener ilusión y sentirnos felices tiene que ver con nuestro nivel de energía.

Tener más energía equivale a tener más salud, más ganas de vivir y más alegría. Y hay maneras simples y baratas de obtenerla.

Nuestro cuerpo es literalmente una batería que muy a menudo olvidamos recargar; salimos a la calle pensando que todo lo van a arreglar unos cafés (que a la larga también nos restan energía)
El estrés, la comida tóxica, las digestiones pesadas, los problemas emocionales en las relaciones, no descansar bien o suficiente, no seguir los ritmos naturales …todo eso nos resta energía.

Quizás te preguntes entonces qué es lo que nos suma energía.

Hoy te voy a hablar de formas sencillas y baratas de recargar tus pilas, tienen bastante que ver con acercarnos a la naturaleza; así que sigue tu instinto y tu sentido común y ¡recárgate de vida!

8 factores para optimizar nuestro nivel de nivel de energía

(Tener una salud de hierro y sentirnos pletóricos)

  1. La comida.

Es el más obvio, lo primero que se nos viene a la cabeza es comer para tener energía, sin embargo a menudo la comida nos resta más que nos suma. Ahora tenemos a nuestra disposición mucha comida, pero la mayoría no es correcta para obtener energía. Para que nuestra comida sume y aumente nuestra energía tenemos que comer comida real con enzimas y nutrientes (si es orgánica y 100% vegetal es ideal para recargarnos de energía)

  • La luz.

El sol es a fuente principal de energía de los seres vivos. Además nos aporta nutrientes como la vitamina D, esenciales para la salud y un gran preventivo contra el cáncer. No hace falta estar dos horas al sol, con veinte minutos al día  es suficiente.

  • El agua.

El agua, al igual que el sol, es crucial para la vida. Para que nos de energía tiene que ser agua estructurada. Recuerda las fotos de los cristales de agua de Masaru Emoto y sus mensajes. El agua, al igual que la luz contiene información y mensajes.

Lo mejor es beber agua de manantial, exponer el agua a la luz del sol o utilizar un estructurador de líquidos. Y sobre todo estar directamente en contacto con el agua en la naturaleza: bañarnos en el mar o en un río es muy energizante.

  • Exposición al frío.

El frío activa la curación en el cuerpo; mejora el sistema inmunológico, aumenta el metabolismo por lo que ayuda a perder peso y disminuye la depresión, corrige los niveles hormonales y la glándula tiroides, incrementa la libido y nos recarga de energía.

No necesitamos ir al Everest en pantalones cortos como Wim Hof, podemos empezar sumergiendo la cara en agua fría, luego acabando nuestra ducha caliente con agua fría. Si te gusta la sauna no tienes excusa, nada sienta mejor que un baño de inmersión en agua fría tras una sauna caliente. Pruébalo tú mismo, el frío te da un buen chute de energía.

  • El movimiento

Es esencial para abrir los canales internos y externos y que fluya la energía, pero para que sea efectivo y nos recargue en lugar de desgastarnos, no podemos llegar al nivel de agotamiento. El ejercicio ha de ser suave, sudando sí, pero sin llegar a jadear.

  • Tocar la tierra ( grounding)

Al estar en contacto con la tierra absorbemos su energía en forma de electrones.

Ir descalzo, tocar los árboles y las plantas, bañarnos en el mar. Todo contacto con la naturaleza nos recarga y activa el sistema curativo del cuerpo. Es la cura más gratuita que tenemos a nuestra disposición y funciona. Combate el síndrome del déficit de naturaleza y un montón de dolencias sin necesidad de tomar tantos fármacos.

  • Resintonizarnos con los ritmos circadianos

Nuestros antepasados vivían sintonizados con los ciclos naturales del día y de la noche. Hoy hemos cambiado la luz del sol por la luz azul que emiten nuestros aparatos electrónicos, que emiten ondas no armoniosas para nuestro cuerpo y mente.

Para resintonizarnos con el ritmo natural de nuestro cuerpo tenemos que seguir los ciclos de la luz del sol: irnos a dormir temprano y levantarnos también temprano (no ir a dormir más tarde de las 22.30 ni levantarnos después de las 8.00 de la mañana), dejar los aparatos electrónicos a un lado después de que el sol se ponga o usar gafas naranjas al hacerlo; usar una luz ambiental suave por la noche tipo lámparas de sal; usar alfombras con toma de tierra y apagar el wifi por la noche son también maneras de contrarrestar los efectos de la tecnología y adaptarnos a la luz natural.

  • La respiración energética

Hay técnicas de respiración que aumentan el calor corporal de forma muy rápida, combinadas con el frío son una apuesta perfecta de salud. En los últimos videos del té de las 4 que he subido a mi canal de youtube explico la técnica completa de este tipo de respiración y sus beneficios. ( en la segunda mitad, por si tenéis interés en echarles un vistazo)

Espero que os haya parecido útil y que os atreváis a ponerlos en práctica!

Te deseo una feliz semana!

Con cariño,

 

7hábitos simples y efectivos para sanar y rejuvenecer ( Antes publicado 26.01.2020)

La forma en que comemos (y vivimos) nos enferma.

Desde que hace un año cayó en mis manos El estudio de chinadel prestigioso doctor americano T. Colin Campbell  no he dejado de leer libros y ver documentales relacionados con el tema de la alimentación saludable y la sanación a través de los alimentos,

Las sorprendentes conclusiones a las que llega T.S. Campbell, tras una investigación de toda una vida (más de 30 años) han cambiado completamente mi visión del tema.

El lado bueno de la historia es que tenemos en nuestras manos el poder de sanarnos con los alimentos; lo que decidimos comer es de vital importancia tanto para quien desea prevenir como curarse de alguna enfermedad.

James Colguhoun ha dirigido películas como Food Matters (La comida importa) y Hungry for change ( hambrientos de cambio) sobre los erróneos hábitos alimenticios de la mayoría de norteamericanos y por extensión del resto del mundo que los imitamos.

Hay muchos documentales más sobre el tema: Food Choices, Eating you Alive, Knives and Forks, the Game Changers, What the health, Super-juice me etc…. La lista es interminable.

Colquhoun nos habla en el canal Gaia sobre 7 hábitos de salud científicamente probados, que por otra parte son casi idénticos a los que hago referencia en mi libro 10 hábitos para iluminar tu vida (Ed Obelisco, 2016).

Cambiando nuestros hábitos cotidianos podemos retomar el poder, sanar nuestro cuerpo, rejuvenecerlo o prevenir enfermedades…ahora es una época perfecta para empezar.

 

7 hábitos simples y efectivos para sanar y rejuvenecer

  1. Hidratación con agua y limón.

Ayuda al hígado a eliminar toxinas, alcaliniza nuestro cuerpo mejorando nuestro estado de salud general, previene enfermedades y nos ayuda en la pérdida de peso.

  • Movimiento

Al mover tu cuerpo liberas las hormonas de la felicidad como la dopamina y la serotonina, aumenta el metabolismo y ayuda a la circulación de la sangre. Abre los canales energéticos, es vital para sentirnos bien, perder peso y conservar la salud.

  • Respiración

Hacer ejercicios de respiración consciente es un hábito simple y  profundo a la vez. Aumenta la oxigenación de nuestras células, nuestra energía y mejora el sistema inmunitario. Además unifican el cuerpo y la mente, nos devuelven al momento presente, aportándonos sensación de bienestar, relajación y solidez.

  • Meditación

Ayuda a reducir las hormonas del estrés, baja la tensión arterial y disminuye la ansiedad. Nos ayuda a interiorizar, a conseguir confianza interna y felicidad estable.

  • Exposición al frío

Aumenta la circulación de la sangre, mejora la energía y aumenta las defensas. Combate la depresión, activa el metabolismo y aumenta el bienestar de forma instantánea. Puedes acabar la ducha con agua fría o bien hacer un baño de inmersión en agua fría tras una sauna caliente.

  • Ser amables con nuestro cuerpo ( Body love exercises)

Hablarte de forma amable, decirte cosas positivas, hacerte auto-masaje o hacer cualquier cosa que sean mimos para ti mismo: dar un paseo al aire libre, hacer yoga o relajarte con velas e inciensos. Abrazarte a ti mismo segrega endorfinas de la felicidad, se amables con uno mismo genera confianza y te hace sentir bien mejorando tu salud y tu sistema inmunitario.

  • Nutrición

Puedes hacerte un zumo verde o smoothie. Inundar al cuerpo de nutrientes ayuda a la desintoxicación, aumenta las defensas y ayuda en la pérdida de peso. La clave para sanar tu cuerpo y rejuvenecer es darle a tu cuerpo muchos nutrientes y nada de toxinas, el cuerpo entonces puede sanar por sí mismo

Puedes hacerte un zumo verde o smoothie. Inundar al cuerpo de nutrientes ayuda a la desintoxicación, aumenta las defensas y ayuda en la pérdida de peso. La clave para sanar tu cuerpo y rejuvenecer es darle a tu cuerpo muchos nutrientes y nada de toxinas, el cuerpo entonces puede sanar por sí mismo.

Y tú, cuéntame, ¿ haces algo para mantenerte sano y feliz?

Espero que tengas una feliz y saludable semana!

Con cariño,

P.D. Te espero en el siguiente post, donde te estaré hablando de que cosas puedes hacer para obtener energía sin límites.