Una manera real de ganar el tiempo, estilo Tuareg del desierto

Victor Amela (Periodista):

Reláteme un momento de felicidad intensa en su lejano desierto

Moussa AG Assarid ( Tuareg del desierto):

Es cada día, dos horas antes de la puesta de sol: baja el calor, y el frío no ha llegado, y hombres y animales regresan lentamente al campamento y sus perfiles se recortan en un cielo rosa, azul, rojo, amarillo, verde… Es un momento mágico…. Entramos todos en la tienda y hervimos té. Sentados, en silencio, escuchamos el hervor…. La calma nos invade a todos: los latidos del corazón se acompasan al pot-pot del hervor…

V: Qué paz….

M: Aquí tenéis el reloj…. Allí tenemos el tiempo

 

Este es uno de los fragmentos favoritos que incluí en mi libro El goce de las pequeñas cosas.

Es una estampa tan bella que al leerla te transportas al desierto a la hora del atardecer, con el tuareg.

Tomando el té y viendo esa puesta de sol con el cielo lleno de colores.

Escuchando el silencio y sintiendo la calma en el corazón.

Me encanta este pasaje que extraje de una Contra de la Vanguardia.

Y me gusta mucho esta reflexión sobre el tiempo.

Hay que tomar conciencia de lo que realmente es el tiempo; porque el tiempo no siempre es dinero.

Dice Thich Nhat Hahn:

El tiempo tiene mucho más valor que el dinero.

El tiempo es vida, el dinero no es nada comparado con la vida.

Cuando pasas el tiempo con un amigo no ganas dinero pero ganas vida.

Dicen que en Chino la palabra tiempo libre se escribe simbolizando una ventana y la luna.

Es decir, cuando tienes tiempo de mirar por la ventana puedes ver y disfrutar la luna.

Tener tiempo es necesario para tener un momento de felicidad intensa como los tuaregs del desierto.

Y solo hay una manera de poner en valor nuestro tiempo: estar presentes.

Para hacerlo tienes que empezar por regresar a tu cuerpo y reconciliarte con él, saber qué siente, tomar conciencia de las veces que lo has tratado mal y empezar a poner remedio.

Tu cuerpo es tu verdadera casa y la respiración el vehículo que te lleva hacia él.

El lugar sagrado donde te encuentras con tu verdadero yo.

Estar presente es encontrarte con ese yo verdadero,

El que está escondido bajo montañas de pensamientos basura que te dispersan, te confunden y, desde luego, te hacen perder el tiempo.

Además te arrebatan la confianza en la vida y te apartan de tu verdadero poder.

Estar presente es realmente la manera de ganar el tiempo, estilo tuareg.

Si no sabes cómo hacer para entrar en ese reino que está aquí pero que se te escapa todo el tiempo,

Durante una semana más tienes la oportunidad de reservar conmigo una consultoría sin coste de media hora.

Dale al enlace y hablamos.

https://calendly.com/maitebayona2/sesion-personal

Recuerda, tu tiempo es mucho más que dinero, es vida.

Te deseo un día lleno de momentos fabulosos.

Con cariño,

P.D: En el próximo post te hablaré de La pequeña enseñanza que marcó mi vida. ¡No te lo pierdas!

 

 

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *